CAPITAL HISTÓRICO CULTURAL

MONTALBÁN....CAPITAL HISTÓRICO-CULTURAL DE LA COMARCA "CUENCAS MINERAS"(Teruel).-
LEY 28/2002, de 17 de diciembre, de creación de la Comarca de Cuencas Mineras....
Art 2:" Capitalidad.1.La Comarca de Cuencas Mineras tiene su capitalidad en el municipio de Utrillas, donde tendrán su sede oficial los órganos de gobierno de la misma.
La capitalidad histórico-cultural tiene su sede en el municipio de Montalbán."

_____________________________________

MONTALBÁN,
"LUGAR DE ENCUENTROS CULTURALES...
GRUPOS JOTEROS, BANDAS MUSICALES, MOTEROS, DINAMIZADORES CULTURALES, ACTIVIDADES DEPORTIVAS, ESPELEOLOGÍA, AMPAS-ESCUELAS RURALES, ASTRONOMÍA, SENDERISMO, COCINA, SOCIEDAD Y POLÍTICA, MÚSICA, TEATRO,"
_____________________________________

Páginas vistas en total

viernes, 19 de octubre de 2018

MONTALBÁN RECOGE 154 LITROS POR METRO CUADRADO CON LAS INTENSAS LLUVIAS REGISTRADAS DURANTE LOS DÍAS 18 Y 19 DE OCTUBRE

Fuente informativa: Aragon TV


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Fuente informativa: Diario de Teruel
19/10/2018



Redacción


Las intensas lluvias dejan desprendimientos y accidentes sin víctimas en las carreteras de la provincia .-


Canal de la Rambla de Montalbán en su desembocadura con el Río Martín


Las balsas que el agua ha provocado en la Nacional 234 a la altura de Cella –entre los kilómetros 134 y 138– han dificultado la circulación y provocado varios accidentes sin víctimas, según informaron fuentes de la Guardia Civil. Además, las abundantes precipitaciones registradas durante toda la noche en prácticamente la totalidad de la provincia han causado desprendimientos en varias vías, como la A-1702, entre Ejulve y Villarluengo, o la que comunica Cedrillas con Alcalá de la Selva, la TE-V-8024.

Imagen del desbordamiento del Río Martín 

Según los datos recogidos por la Agencia Estatal de Metereología (Aemet) y el SAIH (Sistema Automático de Información Hidrológica) Ebro, en el embalse Santolea se han registrado 107 litros por metro cuadrado, 99 en Castellote, 95 en La Iglesuela del Cid y Monroyo, 92 en el embalse de Pena, 87 en Las Coronas, 86 en Montalbán, 85 en Cueva Foradada y 81 en Valderrobres.
Aunque en la provincia de Castelló, también cabe destacar, por su proximidad con el Maestrazgo turolense, los 146 litros por metro cuadrado registrados en Castelfort o los 115 de Morella.
En el Bajo Aragón y en Gúdar-Javalambre algunos ríos han anegado huertos a causa de las intensas precipitaciones. Así, según los datos recopilados por el proyecto de los Polos del Frío, que gestiona Manuel Sabater, hasta las 7:30 horas se habían acumulado en Valdelinares 73,2 litros, 72 en Fortanete, 67,2 en Alcalá de la Selva y 61,6 en Linares de Mora-Cespedosa.


OTRAS IMÁGENES DE LOS EFECTOS DE LAS LLUVIAS EN MONTALBÁN



la Rambla a su paso por El merendero de El Toril



El río Martín en el Puente de la Garona



Entrada a Peñarroyas

lunes, 15 de octubre de 2018

viernes, 5 de octubre de 2018

MONTALBÁN Y LAS LETRAS: ENTREVISTA AL ESCRITOR MONTALBINO ENRIQUE PELLEJER

Fuente informativa: Diario de Teruel


CULTURA
5/10/2018

Entrevista con el escritor Enrique Pellejer :“Antes los bulos se quedaban en la barra del bar, ahora las redes son un altavoz”

“Mi libro plantea ciudades superpobladas y un medio rural vacío por ser un lugar despreciado”



Asociación Aragonesa de Escritores

Enrique Pellejer

enrique-2
Nació en Montalbán (Teruel), donde reside. En la actualidad está jubilado tras una vida dedicada a la enseñanza, habiendo sido profesor en la Universidad de Zaragoza y en Institutos de Enseñanza Secundaria de Oviedo, Zaragoza y Utrillas (Teruel).
Ha publicado las novelas Las tres estaciones, (Teruel, Libros Oncil, 2014), El soldado Nicolás, (Teruel, Libros Oncil, 2015), el cuento El pastor de pájaros (Teruel, Libros Oncil, 2014) y los siguientes libros de poesía: Y la rosa se queda hasta la muerte, (Zaragoza, Libros Pórtico, 1982); Libro azul, (Zaragoza, Libros Pórtico, 1990); y Corazón de manzana, (Zaragoza, Mira Editores, 2012).
Recientemente ha publicado su última novela, !Happy Dreams! (2018)

Cruz Aguilar

imprimir
Enrique Pellejer presentó esta semana en Teruel su última novela, ¡Happy Dreams!, una distopía ambientada a finales del siglo XXI en el Estado de Aragón, dentro de la República Federal Española. En la novela, los asesinatos y las conspiraciones al más alto nivel tejen una trama en la que el contraste entre el mundo rural y el urbano y las luchas de poder son los grandes ejes en torno a los que giran los personajes.
- En ¡Happy Dreams! aborda el tema de la despoblación pero desde una perspectiva muy diferente, ¿no es así?
- Sí, el tema de la despoblación está visto desde el contraste entre lo que es la ciudad, Zaragoza, con un problema de superpoblación, y lo que serían las zonas rurales, en este caso las Cuencas Mineras, donde se desarrolla otra vida muy peculiar que nada tiene que ver con la de la ciudad, es un símbolo de Teruel y de sus problemas específicos.
- Su libro es una distopía a la que desde luego no sería conveniente llegar, pero ¿cree que podría convertirse en realidad?
- En realidad cuando se escribe una distopía se sitúa un escenario en el futuro para hablar del presente, en realidad creo que estamos en ello, ya se están dando muchas cosas de las que yo menciono. En ese mundo super poblado no hay suficientes medios para alimentarnos a todos, la solución de la ONU en mi novela es la hibernación en periodos de cuatro años para que haya alimentos para el resto. Esto no está ocurriendo, pero está claro que hay mucha gente que no puede comer mientras otros sí.  El escenario se desarrolla en Aragón y la gente que está en hibernación se alimenta con chips programables donde se eligen las sensaciones, que es un poco la alimentación que recibimos a través de la tecnología, a la que cada vez estamos más enganchados, hoy día. 
- En su novela hacen frente a la superpoblación durmiendo a la gente mientras que en el mundo rural apenas quedan habitantes, ¿no hay mejor forma de redistribuir personas y recursos?
- Sí, claro, en la novela se ve claramente que la superpoblación de Zaragoza, donde se hace hibernación de la mitad de la gente para que tengan suficientes recursos, contrasta con esas zonas vacías, donde no se realiza la hibernación porque ha habido una revelación por parte de la población, eso pone en contraste dos formas de vida diferentes, quizá se podría trasvasar a gente de los lugares superpoblados a los que menos gente hay, pero parece que los lugares menos poblados son despreciados por su forma de vida. Desde Zaragoza se refieren a la reserva con carácter peyorativo.
- Usted fue alcalde de Montalbán durante algún tiempo y, sin embargo, los políticos salen muy mal parados en su libro, ¿están inspirados en la realidad?
- Quizás si no hubiera sido alcalde de Montalbán no hubiera podido escribir la novela de esta manera, lo digo porque ves cómo funciona la política y, aunque no siempre todo el mundo es igual, la ambición por el poder es en general lo que define a los políticos y por eso afrontan grandes sacrificios familiares. En mi novela no todos salen mal parados, solo algunos, los que ponen el poder por encima de todo y para conseguirlo no dudan en utilizar todos los medios. 
- Las Cuencas Mineras aparecen como una reserva, ¿cree que la tendencia de Teruel es ir hacia eso?
- Me temo que sí, ¿pero una reserva de qué? No de indios, sino de ancianos y de jabalís a lo mejor, porque cuando desaparece la gente los jabalís toman el poder. Mucho se habla de la despoblación pero no se pone ningún remedio, no se trata de repoblar de forma artificial sino de cuidar a los que estamos. Voy a pueblos pequeños a cuya entrada hay cuatro o cinco personas con móviles porque es el único sitio donde hay cobertura y tienen que ir hasta allí para usarlos, mientras veamos esta imagen no hay nada que hacer, todo son promesas, pero no llegan. Es complicado porque además los pueblos yo creo que son seres vivos que nacen, se desarrollan y pueden morir. La gente se va a lugares superpoblados, tal vez por eso, y no creo que la superpoblación dé felicidad, de hecho cuando pueden se van. Todo el mundo dice que Madrid es una maravilla pero la gente en cuanto tiene unos días libres huye de ahí como de la peste. Quizá habría que buscar otra redistribución del territorio, la concentración de la gente quizá haya engordado los bolsillos de algunos y por eso se ha producido. 
 - Una de las cosas que más llama la atención de su libro es que no quedan seres vivos, los ladridos se escuchan grabados porque no hay perros, desde luego es una novela que da mucho que pensar.
- Es para pensar un poco sobre problemas que se platean en un futuro pero que los tenemos ya de alguna manera, también hablo del cambio climático, de temperaturas que suben mucho, todo se está desertizando, el río Martín se ha quedado sin agua y la gente perfora pozos para poder sobrevivir, todo tipo de  animales se han convertido en objeto de caza para consumir. No hay recursos en esa época donde la gente vive tantos años y no hay manera de poder atender a todos los ancianos, por eso se pone un límite a su vida. Pero si lo traspasamos al día de hoy, no cabe duda que los ancianos quedan cada vez más relegados, se les ignora, que es también una forma de matar a la gente, no se cuenta con ellos, parece que sea una sociedad solo para unos y nos olvidamos de los otros.
- Ha ambientado su novela en las Cuencas Mineras y Zaragoza, ¿es importante para un autor usar escenarios conocidos?
- Sí, cuando se me ocurrió la idea de la novela pensé en ambientarla en Estados Unidos porque estamos condicionados por las películas y la literatura y todo parece que está en lugares lejanos y exóticos, pero me di cuenta de que no puedo escribir de algo que no conozco. Además cuando nos hablan de algo lejano siempre nos parece algo mágico, así que decidí ambientarla en algo conocido, por eso aparece el Paseo de Independencia, el Palacio de la Aljafería, El Barrio de Torrero de Zaragoza... son escenarios reales, no sé porqué tenemos que tener ese complejo de no usar nuestros lugares en la literatura.
- Sí porque es una idea común que los escenarios lejanos le dan más magnificencia, ¿no?
- Uno de los problemas de la despoblación es que no ponemos en valor lo nuestro, cuando empezamos a valorar nuestros ríos, nuestras iglesias… se contribuye a que la gente se mantenga en el territorio porque viven en un sitio que merece la pena, tenemos que romper estos complejos y poner en valor lo nuestro y tenemos que usar nuestros escenarios. Alguien dijo que escribir novela es recordar y siempre escribimos de lo que conocemos, yo en este caso lo he hecho muy conscientemente.
- La despoblación no es un tema nuevo para usted, la ha tratado en otros de sus relatos y quedó segundo en el certamen literario Terra Vacua, del Matarraña, ¿hace falta vivir en un pueblo para comprender el drama que supone la despoblación?
- Yo creo que los que vivimos aquí en Teruel vemos el problema de la despoblación de otra manera que los que lo viven en la ciudad. La verdad es que mi primera novela está situada en Peñasrroyas, un barrio de Montalbán donde ahora viven diez personas, la segunda se localiza en un pueblo pequeño también, otra novela que acabo de terminar ahora está ambientada en un pueblo abandonado. No lo he buscado, pero me he dado cuenta de que estoy escribiendo de estos temas, de forma inconsciente escribes del ambiente que respiras. No quiero hablar de este tema porque se vierten muchas opiniones en foros y mesas redondas, pero cuando dejemos de ver personas que busquen el único punto de cobertura de móvil quizá podamos entender que se está haciendo algo para atajar el problema de la despoblación y otros problemas que atañen a las personas que residen en los pueblos. Si a los que mantienen estos pueblos vivos no se les cuida... No se trata de que se despueble todo, sino de que todo transcurra de forma natural, no hay que empujar a la gente a que se marche, ya nos iremos al cementerio, pero que no nos echen de nuestras tierras.
- ¿Qué supone para un escritor este tipo de concursos literarios como Terra Vacua?
- El relato no lo escribí para ese concurso, es una idea que me gustó, es ciencia ficción y toca el tema de la despoblación. Habla de la soledad de una masía cuando los padres están ya viejos y achacosos, es un símbolo de lo que ocurre en muchos sitios, también hice una reivindicación de los músicos, los artistas, de la vida tan dura que llevan. Mandé el relato porque me gustaba la idea, pero no sé si un concurso aporta algo, bueno en muchos casos sí hace una labor porque la gente se pone a escribir un relato para mandarlo a ese concurso. Recibir un premio siempre te hace un poquito más visible y cuando ganas un concurso importante te publican un libro, no te lo tienes que publicar tu. Lo importante es el momento de la creación literaria, luego lógicamente queremos darlo a conocer y que se publique, y si los concursos ayudan a esto, pues está bien.
- ¿Qué puede aportar la literatura a un problema como la sangría demográfica?
- La literatura siempre que se lea puede aportar cosas, pero es un camino complicado porque apeas se lee y si no se da a conocer... No sé a cuánta gente llegará mi libro, pero no a demasiada, supongo. Es más importante la labor de la prensa, de la televisión y la radio. En realidad la literatura aporta su grano de arena, hablar de estos temas y ponerlos ante la mirada de los demás contribuye, pero hay otros medios que son más importantes porque tienen capacidad de llegar a más gente. Aunque en realidad son los políticos los que tienen el poder de hacer más cosas.
- Siempre culpamos a los políticos de todo lo que tiene que ver con la despoblación, pero la realidad es que por muchos servicios que tenga un pueblo hace falta que la gente realmente se quiera quedar a vivir ahí para que no se despueble.
- Yo vivo en una comarca donde se crean muchos puestos y la gente no se queda a vivir, va y vuelve todos los días, si la gente no quiere quedarse, no va a quedarse, otra cosa es que se pongan los medios para que la gente que quiere quedarse, se quede.  Si no tienes los medios no te vas a quedar, ahora es cierto que puedes tenerlos y tampoco querer hacerlo.  Los pueblos, con los medios de vida que nos exigimos hoy en día no dan mas que para dos familias, como Peñasrroyas, hay que reconocer que cuando estos pueblos estaban poblados sus habitantes tenían una vida de supervivencia. ¿Qué se ha hecho mal? Pues que en lugar de distribuir la riqueza por estos lugares, traer medios de subsistencia, se ha concentrado en grandes ciudades, en capitales de comarca, todo el mundo tiende a coger todo lo que puede para engrandar más su población.
- Esta novela, la cuarta de su trayectoria, supone una ruptura con respecto a la temática de las anteriores, ¿por qué ese cambio?
- Nunca me planteo nada cuando escribo una novela, escribo la novela que me surge, me surgió este tema y me puse a escribirlo. Cada novela creo que te exige un  tono diferente, la plasmé de la forma que está escrita pero considero que no podía hacerlo de otra manera. En esta quizá hay algún toque poético, pero no tanto como en las otras. Aquí me meto en la ciencia ficción, en un escenario futuro para hablar de presente, también hablo de la ambición política, los bulos… Normalmente todo el mudo que miente es para obtener un beneficio. En la sociedad actual los bulos en muchas ocasiones solo tienen el objetivo de hacer daño. Ahora con las redes sociales todo el mundo tiene un micrófono y un altavoz, antes esa mentira que se quedaba en la barra del bar, ahora tiene mucho eco y mucha transcendencia.
- Ha escrito también tres libros de poesía, ¿va a seguir por esa línea?
- Poesía no voy a escribir más, se ha acabado esa etapa de mi vida, empecé a los 12 años y durante toda mi juventud no hice otra cosa, el último libro de poemas es de 2012. Aunque nunca se sabe, de momento sigo con la novela. Ahora he acabado una que no se parece en nada a las anteriores, ni en el tema ni en nada, porque cada tema te exige una forma de escribirlo.
- ¿Nos puede adelantar algo de esa nueva novela?
- Está situada en un pueblo abandonado de la provincia de Teruel, un pueblo que es real, sale con todas sus características y también su entorno, lo que no es real es la historia, es totalmente inventada. Lo hago de forma inconsciente, pero todo lo que he escrito está ambientado en Aragón.
- ¿Para cuando se podrá leer?
- No tengo ni idea, está acabada, la estoy ahora revisando, pero no tengo ninguna prisa, supongo que al año que viene se publicará. 

jueves, 27 de septiembre de 2018

MONTALBÁN Y EL ARTE: LA MONTALBINA CLARA PELLEJER , PREMIADA EN EL CAMPO DE LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS

Fuente informativa: Diario de Teruel


La turolense Clara Pellejer forma parte de un proyecto premiado en los PlayStation Talents 2018



La artista y diseñadora Clara Pellejer, participante en el proyecto ‘Anyone’s Diary’, con las gafas de realidad virtual y un mando ‘move’ de PlayStation
Combina los últimos adelantos tecnológicos  en el campo de la realidad virtual con los elementos clásicos que han hecho de los videojuegos una de las industrias más importantes en el campo del ocio; explota temáticamente la capacidad –y la necesidad– del ser humano para empatizar con los demás para resolver problemas en un contexto colaborativo; y cuenta con el respaldo de PlayStation VR, que lo publicará estas Navidades. 


Son algunos de los ingredientes de Anyone’s Diary, un peculiar videojuego que está desarrollando el joven estudio independiente World Domination Proyect –el nombrecito ya vale su peso en oro–, radicado en Valencia y del que forma parte la artista turolense Clara Pellejer, como encargada de arte y creadora de las texturas. 
Anyone’s Diary es un videojuego original hasta el punto que “actualmente solo existe uno con un concepto similar”, explica Pellejer, refiriéndose a Moss, un juego protagonizado por la ratona Quill y que fue lanzado para la PS4 de Sony en febrero por Polyarc, un estudio formado por creadores que han participado en proyectos tan ambiciosos como Red Dead Redemption, Halo o Dragon Age. 
La clave que lo hace (casi) único es que combina la realidad virtual con la tercera persona y el sidescroller propio de los juegos de plataformas. Dicho de otro modo, utiliza las nuevas herramientas para recrear un juego de corte clásico. Desde que en los hogares irrumpió la realidad virtual y los mandos convencionales empiezan a ser sustituidos por gafas y moves, que trasladan al juego los movimientos reales que efectúa el jugador en el salón de su casa, el mercado prácticamente solo ha publicado shooters en primera persona (juegos en los que el jugador observa la escena como si fuera lo que tiene ante los ojos, y la temática es casi invariablemente disparar a todo lo que se mueve), algunos títulos de terror y otros de tipo vivencial, que sitúan al jugador –también en primera persona– en un contexto poco común, el espacio, por ejemplo, donde puede coger y manipular objetos.  Muchos de estos títulos no tienen demasiada profundidad y parecen concebidos simplemente para trastear con los mandos y las gafas de realidad virtual.
En el caso de Moss y pronto en el de Anyone’s Diary, “utilizas  los mandos para controlar el movimiento del personaje del juego, que no eres tú mismo, y las gafas para mirar la escena desde cualquier punto de vista, sin que esté necesariamente centrada en el personaje”, explica Pellejer. Pero la experiencia no consiste en eso, sino que está al servicio de la trama del videojuego, que explica la propia Clara Pellejer: “El jugador entra en el diario de una persona cualquiera, cuyo mundo se convierte en una maqueta gigante de papel que forma el tablero de juego. La vida del personaje se plasma en este mundo, y todos sus problemas, miedos e ilusiones se reflejan en la propia apariencia de esa ciudad-diario. El personaje tiene problemas que le impiden avanzar en su vida y que van deteriorando su entorno, y el jugador tiene que ayudarle a superarlos resolviendos puzzles y acertijos”, del tipo de juegos de mezclan cálculo, lógica y habilidad. El juego no es de tipo mundo abierto o sandbox, sino que sigue una argumentación lineal, resolviendo los retos a medida que van presentándose. 
Elemento de misterio
Anyone’s Diary introduce un elemento de misterio para atrapar al jugador, y es que este nunca tiene demasiado claro quién es el personaje dueño del diario y cómo es su vida, sino que lo va averiguando al mismo tiempo que juega y, de alguna forma, reescribe su diario. “A partir de una escena inicial se van deduciendo cosas sobre el personaje, al mismo tiempo que ocurren sucesos que afectan a su vida, en positivo o en negativo. Si el jugador es capaz de intuir e interpretar bien esa información, está más capacitado para tomar las decisiones correctas a lo largo de la trama”, explica Pellejer. 
En este sentido Anyone’s Diary sabe jugar al despiste y constitutir un auténtico reto hasta el punto que no utiliza ni una sola palabra de texto ni diálogo, a excepción del título. Incluso los menús están realizados a base de iconos. “De entrada esto nos permite que el juego no tenga fronteras idiomáticas sin depender de traducciones”, según la turolense, y además le concede al videojuego un áura de misterio que, junto a su estética general, cuaja perfectamente. “Al jugador a veces le cuesta un poco entender el juego al principio, pero poco a poco vamos limando detalles en las pruebas que vamos desarrollando”.
 Concept art
Dentro de World Domination Proyect la turolense, como encargada de la concepción artística, es la responsable de todo lo que tiene que ver con el aspecto visual; el diseño del personaje, de las texturas con las que vemos la ciudad en la que se desenvuelve y de los grafismos promocionales del videojuego. 
De hecho su campo, Concept Art, fue uno de los tres por lo cuales Anyone’s Diary recibió una nominación a los premios Playstation Talent 2018, junto a Mejor Valorado por la Prensa y Mejor Utilización de Plataforma PlayStation.
Y es que la estética general del juego es uno de sus puntos fuertes. La acción se desarrolla en una ciudad que no corresponde exactamente a ningún lugar ni época en concreto, pero que destaca por una atmósfera opresiva y nada estandar. “Nos hemos basado en una amalgama de elementos inspirados en Valencia, en Manchester y en Zaragoza, donde casitas bajas se mezclan con rascacielos y hasta un teleférico”.
Del mismo modo el personaje protagonista, diseñado por Clara Pellejer, no tiene nombre, edad –aunque por la trama puede deducirse que no es un niño– ni sexo determinados. Esta ambigüedad es un punto esencial del juego precisamente porque parte de la gracia es que se trata del diario de alguien cualquiera, que es como se traduciría al castellano su título.
Habrá que esperar hasta Navidad para ver la acogida que obtiene en el mercado, pero Clara Pellejer se muestra muy satisfecha por cómo evoluciona el desarrollo de Anyone’s Diary, su primera incursión en el mundo del videojuego. 
La turolense, que acaba de terminar un Máster en Creación de Videojuegos, ve en este campo un filón profesional en su terreno, ya que su formación es de Bellas Artes y está especializada en 3D. “Ahora mismo el videojuego mueve más dinero que el cine y la música juntos. Es un universo enorme y mucha gente todavía no se da cuenta de hasta dónde va a llegar”. 
De hecho la pasión por la creación de videojuegos es lo que tienen en común los siete miembros del estudio; Ángel Moreno, Daniel Vidal, José Gómez, Pau Infante, Pedro López y Sara Costa además de Clara Pellejer. La turolense asume que “todos queremos seguir trabajando en este campo, muy creativo y en alza, aunque es probable que tras este proyecto el estudio se disgregue”. ¿La razón? “Dedicarse a esto en plan independiente es muy duro porque es como ser autónomo sin cobrar facturas. Nosotros llevamos más de un año trabajando sin cobrar, y hasta que no salga el juego al mercado no habrá ingresos. Es duro y no todo el mundo puede permitirse trabajar así”.

viernes, 14 de septiembre de 2018

MONTALBÁN Y LA ESPELEOLOGÍA: EL CLUB DE ESPELEOLOGÍA "EL FARALLÓN" DE MONTALBÁN RECIBE EL PREMIO "ESPELEO 2018 A LA DIVULGACIÓN E INVESTIGACIÓN"

Fuente informativa: Diario de Teruel

El espeleo club El Farallón recibe un premio a la divulgación de la actividad

Miembros del Espeleo Club de Montalbán. El Farallón
Miembros del Espeleo Club de Montalbán. El Farallón
El Espeleo Club El Farallón de Montalbán ha recibido el Premio Espeleo a la divulgación e investigación espeleológica. El galardón lo otorga el Grupo de Espeleología de Villacarrillo, en Jaén, que es un club que practica la espeleología desde 1978 y en el que se realizan actividades de investigación subterránea de exploración, topografía, arqueología, biología subterránea, geología y también actividades deportivas. Aunque los deportistas fueron informados esta semana de haber recibido el reconocimiento, será en el mes de noviembre cuando una delegación de El Farallón se desplace hasta la localidad jienense a recoger su premio.

El Espeleo Club El Farallón de Montalbán se fundó hace 24 años  y actualmente  cuenta con unos 50 socios que proceden de diferentes municipios de la geografía turolense e incluso de Zaragoza y de Barcelona. 
Sus componentes proceden de diversas disciplinas, así, lo conforman paleontólogos, naturalistas, geógrafos, topógrafos o fotógrafos, todos con un gran interés por la espeleología y su divulgación como deporte-ciencia. Dentro de este afán divulgador en 2004 constituyó el Centro de Estudios Espeleológicos Turolenses, incluido en el Instituto de Estudios Turolenses. Desde su compromiso con el territorio, forma parte del Patronato y es miembro del Comité Científico en Geo-espeleología del Parque Cultural del Río Martín.
Durante todos estos años han estudiado unas 400 cavidades que ya tienen catalogadas, topografiadas, fotografiadas y, donde ha sido necesario, realizado las pertinentes instalaciones para la exploración. Divulgan su labor desde 2006 a través de la revista Cija de Teruel, que con carácter anual mantiene informados a los aficionados a la espeleología con sus descubrimientos y  noticias de interés.
Entre los méritos que se le reconocen con este premio es su labor divulgativa desarrollada con la publicación de tres libros de gran formato: Guía de las cavidades de la comarca Cuencas Mineras (Teruel), Guía de cavidades y arte rupestre del Parque Cultural del Río Martín y Cavidades de Teruel, 25 cuevas y simas de la provincia. 
Próximo libro
En la actualidad están trabajando en una interesante publicación que llevará por título Minas de Teruel, vestigios de un pasado, en el cual se recoge el importante legado de la minería de interior de la provincia.  
Desde sus inicios han dedicado parte de sus esfuerzos a impulsar esta modalidad deportiva y darla a conocer a todos los niveles, para ello ha impartido multitud de cursos, conferencias, cursos y comunicaciones.
Los miembros de El Farallón de Montalbán, con Ramón Gil Azuara, su presidente, a la cabeza, mostraron su alegría por este reconocimiento, que hace que sigan trabajando por su provincia y divulgando su rico patrimonio natural con el impulso que supone este premio que traspasa las barreras de la provincia de Teruel, incluso de Aragón.

___________________________________________________________________________
Fuente informativa:
http://espeleovillacarrillo.blogspot.com/2018/09/premio-espeleo-2018-espeleo-club-el.html?m=1


viernes, 14 de septiembre de 2018

Premio ESPELEO 2018 a Espeleo Club El Farallón (Teruel)

El Espeleo Club El Farallón (ECF) se fundó en 1994 en la villa turolense de Montalbán. 
Hoy en día el ECF cuenta con unos 50 socios que proceden de diferentes municipios de la 
geografía turolense e incluso de Zaragoza y de Barcelona. 
Entre sus componentes figuran paleontólogos, naturalistas, geógrafos, topógrafos, fotógrafos… 

(Imagen extraída de Diario de Teruel)

Como club deportivo está adscrito a la Federación Aragonesa de Espeleología (FAE) y, 
desde 2005,está incluido en la Estrategia Aragonesa de Educación Ambiental (EAREA), 
mientras que desde la óptica cultural y científica en 2004 constituyó el Centro de Estudios 
Espeleológicos Turolenses (CEET), incluido en el Instituto de Estudios Turolenses (IET) 
dependiente de la Diputación Provincial de Teruel. Además, el ECF forma parte del Patronato 
y es miembro del Comité Científico en Geo-espeleología del Parque Cultural del Río Martín. 

(Imagen extraida de Celandigital)

Desde su fundación se ha venido trabajando en diversos estudios de las distintas cavidades, 
tanto naturales como artificiales, repartidas por toda la provincia de Teruel, que es el ámbito 
de actuación del ECF, contando hasta la fecha con un total de unas 400 ya catalogadas, 
topografiadas, fotografiadas y, donde ha sido necesario, realizado las pertinentes instalaciones 
para la exploración. 


Se ha desarrollado una importante labor de divulgación a través de diferentes medios. 
En primer lugar, desde 2006 y con periodicidad anual, se edita la revista “CIJA de Teruel”, 
pero también se han publicado tres libros de gran formato: “Guía de las cavidades de la 
comarca Cuencas Mineras (Teruel)”, “Guía de cavidades y arte rupestre del Parque Cultural 
del Río Martín” y “Cavidades de Teruel, 25 cuevas y simas de la provincia”; en estos momentos
 se está gestando un nuevo libro que llevará por título Minas de Teruel, vestigios de un pasado, 
en el cual se recoge el importante legado de la minería de interior de la provincia. 
En todos estos años ha impartido multitud de cursos, conferencias, cursos y comunicaciones 
en pro de la divulgación de la espeleología y sus exploraciones. 


En 2011 el ECF fue galardonado por la Diputación Provincial de Teruel con la Mención Especial 
de los premios “Teruel Versión Original” por la labor divulgativa realizada durante todos estos años. 

Por todo ello, el jurado ha decidido otorgar el 
Premio ESPELEO 2018 a la divulgación e investigación 
espeleológica al Espeleo Club El Farallón.